Claves para detectar la dependencia emocional


Está claro que el ser humano es social por naturaleza. Se relaciona y comparte con un otro, vive en sociedad y sobrevive gracias a dichas experiencias.

Pero, ¿qué sucede cuando una persona siente que no puede vivir sin la otra?


Señales de dependencia emocional


La dependencia emocional puede generarse entre familiares y amigos, aunque en su mayoría tiene lugar en relaciones de pareja. En vez de vivir una relación sana, nos vinculamos con el otro desde la inseguridad y el apego, siendo dependientes y generando una especie de adicción, sintiendo que tenemos que estar todo el tiempo con la otra persona. Es un vínculo que produce ansiedad y pensamientos negativos.


Algunas señales para tener en cuenta son: La necesidad de agradar constantemente al otro, aunque esto implique dejar de lado tus deseos. Idealización de la otra persona, enaltecerla, atribuirle cualidades fantásticas y pensar que es única e irrepetible, inseguridad frecuente, desconfianza, baja autoestima, miedo a que tu pareja te abandone y miedo a la soledad, renunciar a tus necesidades y ceder límites. Cuando tu felicidad depende del otro, provocando malestar al estar lejos y necesidad de controlar sus movimientos.


Entrevistamos a la Lic. Johanna Policella, psicóloga con orientación cognitiva conductual. "La dependencia emocional es una forma disfuncional de vincularse. Al no ser una patología no tiene un protocolo tan estandarizado, va a depender de cada paciente y hacia quién tiene dependencia. Esa dependencia viene a ocupar el lugar de otra cosa, hay que buscar qué es lo que este apego está tapando", afirma Johanna.


Posibles causas de la dependencia emocional


Según la psicóloga Brenda Schaeffer (1998), el origen de la dependencia emocional generalmente se encuentra en la infancia. Puede ser debido a la falta de afecto y/o autoestima, por pérdidas tempranas, relaciones disfuncionales con una figura de autoridad, abuso físico y/o psicológico, entre otras. Al sentirnos desprotegidos de niños, al ser adultos experimentamos miedo al abandono y temor a las separaciones. También la manipulación y los sentimientos de culpa, que devienen en la necesidad de agradar a toda costa al otro.


Acudir a un psicólogo puede ayudar a reconocer las causas de la dependencia emocional, y trabajar en tu autoestima para así recuperarlo. A su vez, a desarrollar autonomía e independencia, ser autosuficiente y a dejar de lado las falsas creencias sobre las relaciones, para comenzar a formar vínculos más sanos y sentirte mejor contigo mismo.


"Hay que indagar qué creencias aparecen alrededor de esta dependencia emocional y a partir de ahí, moldear creencias más adaptativas que permitan vivir a la persona como quiere vivir".

La Lic. Johanna Policella propone hacer énfasis en las creencias de la dependencia emocional para identificar qué es lo que está por detrás, cuál es el verdadero conflicto y modificar las creencias para así tener una buena calidad de vida y mejores vínculos.







#terapia #dependenciaemocional #psicologia #parejas #relaciones #autoestima #confianza #relacionesdepareja

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo