Gaslighting: Una de las manipulaciones más sutiles.


El término Gaslighting surge a partir de una obra teatral inglesa en 1938 llamada “Gaslight”. En esta obra, el marido esconde objetos y le echa la culpa a la esposa, atenúa la luz de gas y finge que continúa igual que antes cuando en realidad las luces cambian, para hacerle creer que está loca y así robarle su fortuna.


Desde allí que este tipo de abuso psicológico se llama Gaslighting, o hacer “luz de gas” hacia una persona, que consiste en manipular la percepción de realidad de la misma, al punto de preguntarse si hay algo mal en ella.


Existen diversas maneras de manipulación, tanto en las relaciones familiares, parejas, amigos, pero esta es una de las más sutiles y silenciosas. La víctima que sufre Gaslighting duda de su propio criterio, generándole incertidumbre e inseguridad al no saber si los recuerdos o experiencias vividas fueron efectivamente como las percibe.





¿Cómo detectar si estoy sufriendo Gaslighting?

Aunque, como hemos mencionado, esta es una de las formas más sutiles de manipulación, aparecen señales notorias para identificar si estás siendo víctima de Gaslighting.

Según la psicóloga Robin Stern, autora del libro The gaslight effect estas señales son:


  • Te preguntas muchas veces al día si eres sensible

  • Dudas de tu criterio y tu salud mental

  • Te cuestionas tus ideas o acciones constantemente

  • Te cuesta tomar decisiones

  • Empiezas a mentir para que no te cambien de realidad

  • Te la pasas disculpándote



Algunas técnicas que utilizan las personas que hacen Gaslighting son, la mentira frecuente, que al decirla con tanta seguridad el otro te hace dudar. Negar dichos o hechos, las acciones no concuerdan con lo que dice y para continuar con su manipulación puede darte un refuerzo positivo sobre algo para que te cuestiones y creas que no es para tanto lo demás que hace, porque es buena persona El manipulador va debilitando a la víctima gradualmente.


Las frases más habituales de Gaslighting son: “Eres muy sensible”, “No dije eso”, “Era una broma”, “Eso nunca pasó”, “Estás exagerando”, minimizando así tus sentimientos y haciéndote creer que has hecho un drama de la situación.



¿Cómo salir adelante si estoy sufriendo Gaslighting?


Lo primero que debes hacer si estás sufriendo este abuso psicológico es confiar en tu intuición. Presta atención a tus palabras y no dudes de tu razón, mostrándote seguro sobre los hechos y tratando de examinar qué partes del discurso de la otra persona no cuadran. Rodearte con personas que te hagan bien, para que el abusador sepa que no estás solo/a y que puedes contar con otros.


No es fácil, pero es posible hacerle frente a la situación y recuperar tu bienestar. Es importante hablar con personas que tengas confianza sobre lo que te sucede y si crees necesario buscar ayuda psicológica.



#gaslighting #manipulacion #vinculos #relacionestoxicas #abusopsicologico #psicología #terapia


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo