La vida “Healthy” también tiene sus límites. Vigorexia ¿conoces este término?


¿Qué es la vigorexia?

La vigorexia es un término que se utiliza para describir un tipo de obsesión por la imagen corporal, fundamentalmente a las personas que se obsesionan con desarrollar un cuerpo atlético. Sin embargo, el problema se encuentra en que suelen tener una imagen distorsionada de sí mismos por lo que perciben que están demasiado delgados o que sus músculos no son lo suficientemente grandes.

Como resultado, los vigoréxicos comienzan a experimentar una necesidad compulsiva de realizar ejercicio físico por lo que incrementan las horas que le dedican a la actividad física para poder alcanzar el cuerpo añorado. Cuando no están practicando deportes, suelen tener pensamientos recurrentes sobre su físico y cómo mejorarlo. Es muy común en personas que padecen vigorexia la preocupación excesiva por las dietas, en muchos casos recurren al consumo de grandes cantidades de proteínas, suplementos alimenticios y sustancias anabolizantes para potenciar el crecimiento muscular, con las consecuencias negativas que esto puede acarrear. La obsesión respecto al estado físico los lleva a desarrollar un auténtico trastorno mental, una obsesión patológica.



Vigorexia: síntomas


Los síntomas más indicativos de si alguien puede estar padeciendo vigorexia son su aspecto físico y su rutina de entrenamiento. Así, el factor más representativo sería si un individuo empieza a desarrollar una actividad física intensa y constante. Generalmente, estos entrenamientos tienen como objetivo incrementar el volumen muscular; por este motivo, el ejercicio más habitual (aunque no único) entre las personas con vigorexia es el levantamiento de pesas.

Al margen de estos elementos, existen también algunos comportamientos que pueden ser indicativos de que alguien padece vigorexia. En este sentido, algunas señales de alarma podrían ser las siguientes:

  • Pasar demasiado tiempo entrenando o en el gimnasio, hasta el punto de descuidar otros aspectos importantes de la vida personal.

  • Pesarse o medirse constantemente, para ver la evolución y los resultados de los ejercicios.

  • Baja autoestima, o tener una percepción negativa sobre el propio cuerpo. Las personas con vigorexia, por más músculo que posea, siempre se ven demasiado débiles o delgadas.

  • Compararse con otras personas que hacen ejercicios de musculación.

  • Obsesión por el aspecto físico, mirarse constantemente en el espejo.

  • Tener una mala concepción del aspecto corporal propio, o no dejar que otras personas vean su cuerpo.

  • Aislamiento social, derivado de la obsesión por entrenar.

  • Sensación de estrés o ansiedad si no se cumple una rutina de entrenamiento.

  • Obsesión por llevar a cabo dietas extremadamente estrictas.

  • Uso de suplementos alimenticios o anabolizantes.



¿Cómo se trata la vigorexia?

Uno de los problemas más frecuentes de esta enfermedad es que los afectados no son conscientes de tener un problema. Por lo tanto, es habitual que no se busque ayuda hasta que el trastorno está muy avanzado, dificultando su resolución. En este sentido, es imprescindible que el individuo reconozca estar enfermo y desee encontrar una solución.

El tratamiento más adecuado para el abordaje de la vigorexia consiste en la terapia psicológica. A diferencia de otros trastornos de la alimentación, aquí no suele ser necesario recurrir a tratamientos médicos o farmacológicos; esto se debe a que en el caso de la vigorexia, los objetivos son eliminar algunas conductas del paciente y trabajar el control de los pensamientos recurrentes sobre el cuerpo, siendo esencial explorar las causas que producen el trastorno.

Puesto que el fin último del tratamiento es modificar la conducta del paciente y su autoimagen corporal, la terapia cognitivo-conductual se ha demostrado como la más eficaz en el tratamiento de este tipo de trastorno. Además, también puede ser de utilidad en ocasiones recurrir a la terapia grupal o familiar; con este tipo de intervención, se pretende mejorar los vínculos afectivos del paciente y mejorar sus relaciones interpersonales. Además, otro objetivo terapéutico es disminuir la adicción al deporte, teniendo que suscitar interés hacia otro tipo de actividades.

Si vos o alguien conocido sufre de vigorexia, no dudes en acudir con un especialista. En Terapia Mia contamos con muchos especialistas que te pueden ayudar.


Nuestro equipo de psicólogos haciendo clic

👇👇👇



#Psicólogos #Saludmental #Vigorexia #Obsesión #Terapiamia #Ejercicio #Healty #Imagencorporal #Psicoterapia



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo