Las Adicciones ¿Qué son?

Las adicciones son una enfermedad crónica y severa que afecta psíquica y socialmente a quienes la padecen. Mediante la realización de una determinada conducta o del consumo de una sustancia específica, el adicto busca encontrar un alivio.

Es frecuente que las personas con adicciones no reconozcan encontrarse afectados por estas, o que le resten importancia. La dependencia psicológica o física puede llegar a ser muy severa; hasta tal punto, que el adicto puede incluso poner en riesgo su salud o bienestar para satisfacer su adicción.

Las personas con problemas de adicción acuden al consumo de sustancias por diversos motivos, y son muchos los aspectos que influyen a que esto suceda: experiencias previas, conflictos personales, laborales, familiares, duelos no tramitados, etc. Por lo general buscan acallar emociones que aún no se han tramitado. Freud nos advierte algo de esto cuando enuncia en "El malestar en la cultura":


“el malestar es inherente a la cultura, es estructural y estructurante” (Freud, 1930).




¿Cuáles son los principales síntomas de las adicciones?

Los síntomas que acompañan a esta enfermedad son realmente variados, ya que hay una gran variedad de adicciones distintas. Existe sin embargo una sintomatología que sí resulta común o muy frecuente en la mayoría de los casos:

  • Pérdida del autocontrol: Implica que el adicto no puede evitar buscar satisfacer su adicción de manera constante; debido a ello, invierte excesivas energías y tiempo en satisfacer su adicción, descuidando otros aspectos relevantes de su vida cotidiana.

  • Deterioro de la calidad de vida: los aspectos fisiológicos, psicológicos y sociales del entorno se ven cada vez más deteriorados.

  • Conducta de búsqueda: instintiva o cuasi inconscientemente, propicia entornos o situaciones en los que pueda satisfacer su adicción.

  • Negación de la adicción: para proseguir con su adicción, la persona debe disociarse de los efectos perjudiciales que esta produce. Para ello, es habitual que las personas adictas minimicen su trastorno.

  • Memoria eufórica: procesan en su memoria los momentos de satisfacción, pero no los efectos perjudiciales. Esto quiere decir que recuerdan momentos placenteros, pero olvidan o minimizan los malos recuerdos asociados a su adicción.

  • Deseos automáticos: cuando la persona adicta se encuentra en un entorno relacionado con su adicción, instintivamente aparece la necesidad de satisfacerla. Por ejemplo, un fumador después de comer al que le apetece un cigarrillo, o un alcohólico en un bar.

  • Congelamiento emocional: tiene cada vez mayores dificultades para comprender y manejar sus sentimientos y emociones.

¿Cómo abordar esta problemática?

Desde el psicoanálisis, se cree que la problemática no se encuentra en la sustancia, sino en la persona que lo padece, por lo tanto el trabajo y la terapia estarán dirigidos al sujeto, poniendo el foco en la escucha y atendiendo su malestar.

La psicoterapia suele ser una de las pautas de intervención más efectivas, ya que es necesario que la persona con problemas de adicción en primer lugar, sea consciente de su problemática, y en segundo lugar que logre controlar sus emociones y conductas.

La dirección de la cura se orientará a generar un espacio personal en el cual el paciente pueda sentir la libertad de relatar su malestar, poniendo en palabras todo aquello que lo lleva al consumo, buscando generar hábitos saludables, promoviendo el bienestar tanto físico cómo psicológico.


En Terapiamia contamos con psicólogos preparados para este tipo de padecimientos. Si estás transitando una situación de consumos problemáticos, o conoces a alguien que lo esté padeciendo, no dudes en consultar con nuestro equipo.




#Psicólogos #Saludmental #Toxicomanías #Psicoanálisis #Terapiamia #Psicología #consumos problemáticos


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo