Mitomanía: ¿qué es y cómo se puede tratar?


Seguramente todos hemos dicho una mentira alguna vez ya que es algo inherente al ser humano pero, ¿qué pasa con las personas que no pueden parar de mentir?

Como su nombre lo indica, la mitomanía se refiere a una forma compulsiva de mentir. No importa si es de temas pequeños o grandes, las personas mitómanas hacen de su vida una mentira y en algunos casos se creen ellos mismos que lo que están diciendo es verídico.


También se lo define como un mentiroso compulsivo, ya que toma la mentira como un hábito. Puede llegar un instante que comienza a serle adictivo mentir, luego de obtener admiración con historias inventadas, evitar ser castigado, o justificarse cuando está en falta. El promedio de edad para el inicio de esta patología es a los 16 años y es igual de frecuente en hombres y mujeres.


Síntomas de la mitomanía

Por lo general, quienes padecen mitomanía tienen síntomas tales como:


  • Ansiedad elevada cuando encuentran situaciones para mentir

  • Dificultades para socializar

  • Baja autoestima

  • Satisfacción al no ser descubiertos por sus mentiras

  • Estrés por tener que mantener las mentiras

  • Narcisismo, sentimiento de grandilocuencia frente al resto, escondiendo así su inseguridad e insatisfacción con su vida.




Ahora veamos, ¿Cómo podemos reconocer a un mentiroso compulsivo?

  • Suelen exagerar historias aunque hayan sido simples para ser admirados.

  • Suelen contar experiencias de terceros como propias.

  • Tienen una actitud defensiva cuando se los acusa de estar mintiendo y lo niegan utilizando argumentos falsos y poco creíbles.

  • Tienen pocas habilidades sociales, eso es lo que los puede llevar a empezar a mentir para relacionarse con los demás para parecer interesantes.


Al ser descubierto un mitómano, puede afectar varias aristas de su vida, como lo social, perder un trabajo, separarse de una pareja, comenzar a aislarse.


¿Se puede tratar?

Como toda adicción, la mitomanía se puede tratar, y consiste principalmente en que el paciente reeduque su percepción de lo que es real y lo que no. No siempre el individuo reconoce que tiene un problema, por lo que no asiste a un profesional. En ese caso es habitual que quienes realicen una intervención sean los familiares o conocidos cercanos. Este tiene que asumir un compromiso si quiere ser tratado sino no tendrá efecto la terapia. Se recomienda para tratar esta patología la terapia cognitivo-conductual para modificar los pensamientos, el comportamiento, practicar la comunicación con un otro y poder así recuperarse lo mayor posible.


#mitomania #mentirososcompulsivos #terapia #psicologia #terapiacognitivoconductual #saludmental #adicciones


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo