Por qué ocurren los ataques de pánico y cómo la terapia te puede ayudar a superarlos


Un ataque de pánico es un episodio de máxima ansiedad que genera un miedo intenso acompañado de reacciones físicas cuando no hay ninguna causa aparente ni la existencia de un peligro real. Al experimentarlo el sujeto puede sentir mucho miedo, creer que está perdiendo el control, teniendo un ataque cardíaco, o incluso creyendo que se está muriendo. Es importante aclarar que si bien los síntomas que se sienten son reales, fisiológicamente no generan ningún daño en el cuerpo.


Los ataques suelen comenzar sin advertencia previa. Pueden aparecer cuando te encuentras en una clase, con amigos, de viaje, durmiendo o en una reunión de negocios. Los síntomas alcanzan su punto máximo en cuestión de minutos, y luego se suele sentir fatiga extrema.


Los síntomas más frecuentes son: Mareos, temblores, náuseas, dificultad para respirar, taquicardia, dolor en el pecho, hormigueo, sentimientos de irrealidad y desconexión, sudoración y escalofríos. No necesariamente se experimentan todos estos síntomas, ni todos los ataques que puede tener la misma persona de la misma manera.



¿Cuáles son las causas de los ataques de pánico?


No hay una causa específica de por qué se producen los ataques de pánico. Hay quienes tienen uno o dos en toda su vida o de manera recurrente. Los factores pueden ser genéticos o derivados de una angustia no expresada a tiempo, el haberse enfrentado a una situación traumática o mucho estrés. En varias personas aparece el miedo a tener otro ataque (conocido como miedo al miedo) y evitan aquellos lugares o situaciones que creen que pueden desencadenarles un nuevo episodio.


¿Qué hacer durante un ataque de pánico?


Si sientes que estás por tener un ataque de pánico o lo estás teniendo, es importante recurrir a un lugar tranquilo. En lo posible cerrar los ojos, y no resistirse a las sensaciones, sino dejarlas ser, respirando profundo y siendo consciente de que van a pasar y de que no estás en peligro. Mantén tu atención en la respiración, en sentir la inhalación y la exhalación, y relaja conscientemente cada músculo de tu cuerpo.


¿Puede ayudarte la terapia a superar los ataques de pánico?


Contar con el apoyo de un profesional que te ayude a identificar los motivos ocultos de tus ataques de pánico puede ayudar a disminuirlos. Aunque pueda parecer una situación sin salida, afortunadamente sí hay una solución para tratarlos: La Asociación de Psiquiatría Americana, estableció en 1998 a la terapia psicológica cognitivo-conductual como la más eficaz para tratar el pánico. Dicha terapia ayuda en la mayoría de los casos al paciente a superar estas crisis permitiéndole comprender que los síntomas no son peligrosos. Una vez que las sensaciones físicas de pánico ya no son una amenaza, los ataques comienzan a disminuir o resolverse. Este método se basa principalmente en superar las dificultades del hoy, en los problemas actuales de la persona a través de la conversación y de ejercicios prácticos. El objetivo del tratamiento es modificar la visión catastrófica que el paciente realiza de sus crisis de pánico y la ansiedad, la hiperventilación, las reacciones de miedo a los síntomas físicos, y la evitación de situaciones. Además, se recomienda realizar actividad física para liberar endorfinas y estrés, mantener una buena alimentación y llevar a cabo actividades de recreación.



#terapia #cognitivoconductual #terapiacognitivaconductual #terapiaonline #psicologos #psicologas #saludmental #ataquedepanico #ansiedad