¿Qué es la terapia cognitiva, y cómo puede ayudarte?

La terapia cognitiva conductual (TCC) es un tratamiento psicológico validado científicamente y pensado para llevarse a cabo en un corto plazo con el fin de modificar los pensamientos, sentimientos y comportamientos negativos del paciente. Fue creada por el psiquiatra Aaron Beck en 1967, al descubrir la importancia de los pensamientos para la resolución de conflictos. Es una de las terapias más utilizadas y con mejores resultados en todo el mundo.


Se trata de resolver los problemas específicos y angustias del presente, del aquí y ahora. Para ello es que se conversa y se realizan diferentes técnicas tales como ejercicios de relajación y respiración, de reestructuración cognitiva, técnicas de autocontrol, entre otras. Este tipo de terapia te enseña a lidiar con los pensamientos catastróficos y a enfrentar y manejar de una mejor manera las situaciones difíciles.



La TCC es una herramienta muy útil y comprobada por la ciencia para tratar la depresión, la ansiedad, trastornos de estrés postraumático, trastornos obsesivos compulsivos, ataques de pánico, trastornos alimenticios y esquizofrenia. Sin embargo, no todas las personas que hacen terapia cognitiva conductual padecen un trastorno.


Entrevistamos a la psicóloga Belén Viladrich y expresó que “la terapia cognitiva es un espacio donde el terapeuta y el paciente desarrollan juntos herramientas que le permitan al paciente enfrentar sus desafíos emocionales y afectivos, mediante el cuestionamiento constante del sistema de creencias del paciente”. No se realizan las mismas técnicas en cada paciente, sino que depende el motivo de consulta y si este padece algún trastorno.


La TCC es una herramienta muy útil para tratar la depresión, la ansiedad, trastornos de estrés postraumático, trastornos obsesivos compulsivos, ataques de pánico, trastornos alimenticios y esquizofrenia.


“La terapia cognitiva da herramientas de psicoeducación. El paciente aprende a educar sus pensamientos, y sus emociones”. Belen Viladrich.

La TCC consta de tres fases: La evaluación, el tratamiento y el seguimiento. En la primera fase se evalúa al paciente mediante entrevistas y cuestionarios que se consideren importantes en cada caso. Se plantean hipótesis explicativas de los problemas de la persona y a partir de ahí se definen los objetivos a trabajar. En el tratamiento se utiliza principalmente la palabra y se pueden realizar actividades (cosas como escribir, imaginar, leer o experimentar). En la etapa del seguimiento se realizan sesiones para revisar los objetivos y para prevenir recaídas.


En general, la terapia cognitiva mejora la autoconfianza, ayuda a tomarse los problemas de otra manera y fomenta un mejor manejo de las emociones. Una vez que finalice el tratamiento, el paciente tendrá los recursos aprehendidos y podrá utilizarlos de por vida.



Sobre la Lic. Belén Viladrich


Belén Viladrich es psicóloga con orientación cognitiva y su método de trabajo es a través de un proceso terapéutico de escucha, empatía, calidez y comprensión para ayudar al paciente a potenciar su mejor versión.


Puedes agendar una cita con Belén a través de este link: https://www.terapiamia.com/psicologos/belen-viladrich


Nuestros terapeutas destacados tienen turnos y cupos de horarios limitados. Si al clickear el enlace eres redirigido a la la sección general de psicólogos, es porque el terapeuta no tiene más turnos.


Puedes ver el resto de los terapeutas destacados de Terapia Mia haciendo click aquí:


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo