Responsabilidad afectiva, ¿Qué es y porqué es importante?


La responsabilidad afectiva está relacionada con la vinculación y el equilibrio que debemos mantener ante cualquier tipo de relación. Aparece no solo en la pareja, sino que también en relaciones con amigos, familiares y hasta con desconocidos. Se trata de un cuidado y un consenso. Consiste en ser responsable con las consecuencias de nuestras acciones respecto a las demás personas. Tenemos que entender, aceptar y respetar las necesidades y los valores ajenos, independientemente de si estamos de acuerdo o no.

Sin embargo, ¿siempre somos responsables afectivamente?


¿Qué es NO ser responsables afectivamente?

Algunos ejemplos:


  • No valorar las emociones: esto ocurre cuando no le damos valor a nuestras propias emociones, no las escuchamos o no las respetamos. Pero también pasa cuando hacemos eso mismo con los demás. Puede que sí me importe cuando yo estoy triste, pero desprecio cuando la otra persona lo está.

  • El adivinar: es muy frecuente, ocurre cuando nos posicionamos en un lugar en el cual la otra persona tiene que adivinar qué necesito o qué me ocurre. Creemos que deben leernos. Pero ¿sabemos también expresar y pedir?

  • Ocultar información: en algunos momentos, hay información muy relevante para la relación que ocultamos. No se trata, como veremos, de volcar toda la información, sino dar al otro lo que puede necesitar. Por ejemplo, estoy conociendo a una persona que podría ilusionarse y omito que tengo pareja.

  • Ser demasiado sinceros: es importante saber hacer un balance. Dar toda la información al otro no es siempre relevante ni aconsejable. De hecho, podemos herir a la otra persona o cargarla con asuntos que deberíamos gestionar nosotros mismo.

  • La ilusión de los demás: uno no es responsable de las expectativas que se genera la otra persona. Pero sí es responsable cuando las actitudes están haciendo que la ilusión de una persona aumente cuando en realidad no se espera profundizar en esa relación. No solo con una posible pareja, sino también con un amigo o un compañero de trabajo. Hay que tener cuidado con las señales que se dan, y qué efectos pueden generarle al otro.

¿Qué beneficios tiene la responsabilidad afectiva?

Lo más importante es que permitirá generar y sostenes relaciones donde predomine la sinceridad y el cuidado, de una forma sana, plena y segura.

Muchas veces nuestras vinculaciones se basan en la inseguridad, en los desequilibrios y en la incertidumbre. Desde esta perspectiva, todo eso desaparece. La comunicación es fluida y la transparencia permite eliminar las suposiciones o hasta las confusiones que se generan en el otro. Y esta es la base necesaria para que podamos construir relaciones sanas, de calidad.

¿Cómo la podemos llevar a cabo?

Para llevar a cabo la responsabilidad afectiva debemos tener en cuenta los siguientes principios:

  • No existe solo uno: ni solo existo yo en la relación ni solo existe el otro. Los dos somos igual de importantes en todo momento, sin excepciones.

  • No todo es perfecto: a veces aparecen problemas que pueden resolverse. Que no haya siempre un bienestar no implica que todo esté perdido. Hay que valorar la frecuencia de los problemas y la resolución de los mismos.

  • Acción y consecuencia: debo saber mirar más allá de mis acciones. Todo lo que haga impactará en el otro. ¿De qué forma quiero impactar en los demás?

  • Comunicación: ante todo, expresar y dejar que el otro se exprese. Todo lo que yo necesito, libre de exigencias, lo debo mostrar. Todo aquello que me haga daño, libre de culpa, lo debo expresar.

  • Me escucho: esta parte es muy importante. Sobre todo, nos ayudará a valorar en todo momento lo que sentimos, necesitamos y queremos. Una vez que esto esté claro, me puedo vincular mejor. Para ello, es importante darle lugar a la reflexión, poder encontrar espacios que permitan recapacitar, y evaluar qué es aquello que quiero.


No dudes en consultar con nuestro equipo de psicólogos haciendo clic

👇👇👇



#Psicólogos #Saludmental #Responsabilidad #Afectiva #Psicoanálisis #Terapiamia #Psicología #ResponsabilidadAfectiva


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo