Trastornos de Alimentación (T.C.A.)


Los trastornos de la alimentación o trastornos de la conducta alimentaria son patologías severas que se caracterizan por una alteración de la conducta alimentaria acompañada por una excesiva preocupación por el peso y la imagen corporal. Dichas alteraciones están ligadas con la ingesta de alimentos.


Las personas que sufren TCA, suelen presentar un control (o des-control) severo, no solo con el consumo de alimentos, sino que también con la autopercepción de la propia imagen corporal, dando como resultado cambios alarmantes tanto en el el aspecto físico, como en el psicológico


¿Qué tipos de TCA existen?


Los trastornos de conducta alimentaria más frecuentes son:


  • Anorexia Nerviosa: Las personas que tienen anorexia nerviosa desarrollan la convicción de estar siempre demasiado gordas. Suele haber presencia de un miedo significativo a engordar que imposibilita el aumento de peso. Se percibe el propio cuerpo de manera alterada, lo que provoca un desconocimiento de la gravedad de la patología. Las personas con Anorexia Nerviosa reducen significativamente las porciones, saltean comidas y gradualmente excluyen alimentos de su plan alimentario. No se observa pérdida del apetito, sino que se utilizan alternativas como chicles, gaseosas light, agua entre otras para controlarlo.


  • Bulimia Nerviosa: A diferencia de la anorexia, la bulimia se caracteriza por por la ingesta excesiva de una cantidad de alimentos en un periodo determinado de tiempo. Quienes padecen esta patología presentan una sensación de falta de control sobre lo que se ingiere en dicho episodio, posteriormente recurren a comportamientos compensatorios para evitar el aumento de peso (vómitos autoprovocados, laxantes, diuréticos, medicamentos, ayunos, etc.). Los atracones y las conductas compensatorias generalmente se realizan a escondidas de otras personas. La autoestima de quienes la padecen guarda relación con su figura corporal, en la que el deseo a adelgazar es intenso y proporcional al miedo a engordar.


  • Trastornos de atracones: Se caracteriza en personas que de forma recurrente presentan episodios de atracones donde la ingesta de alimentos en determinado periodo de tiempo es superior a lo que la mayoría de las personas suelen ingerir en un periodo similar en circunstancias parecidas, asimismo se evidencia una falta de control sobre lo que se ingiere durante el tiempo que dure el atracón, aún cuando no se siente hambre físicamente.

Según Weinstein (2021) el trastorno por atracón a diferencia de la bulimia nerviosa y la anorexia nerviosa no presenta conductas compensatorias como son los vómitos o los diuréticos. Explica que su característica principal es la sensación de pérdida de control, voracidad y la impulsividad, donde la persona siente que no puede parar de comer.




¿Causas?


Actualmente no existen causas únicas que expliquen el desarrollo de los TCA, sino que, por lo contrario, se trata de cuadros multideterminados, es decir que existen factores predisponentes y desencadenantes de los mismos.


Entre los factores de riesgo más relevantes, se encuentran:


Factores de riesgo psicológicos
  • Baja autoestima

  • Sensación de falta de control sobre la vida de uno mismo

  • Depresión, tristeza o soledad

  • Ansiedad o estrés

  • Patrones de personalidad impulsiva

Factores de riesgo biológicos
  • Mayor probabilidad de padecer uno de estos trastornos si existen antecedentes familiares

  • Posibles desequilibrios hormonales o neurológicos

Factores de riesgo interpersonales
  • Relaciones familiares conflictivas

  • Falta de relaciones sociales

  • Haber sufrido acoso, traumas o abusos

  • Dificultad para expresar sentimientos

Factores de riesgo sociales
  • Normativas estéticas asociados a la delgadez

  • Creencia social que vincula el físico con el éxito y la felicidad

  • Pautas culturales que ridiculizan a las personas con sobrepeso


Tratamientos

El acompañamiento psicológico resulta de gran importancia ante este tipo de trastornos, y si bien puede ser un proceso largo, en muchos casos resulta ser un engranaje fundamental para lograr superarlo. En muchas ocasiones, los TCA son la cara visible de otras problemáticas que no son reconocidas por los pacientes.

El objetivo de la terapia no es solo estabilizar el peso o la nutrición del paciente; por el contrario, la terapia debe ir dirigida a solucionar los problemas psicológicos que han servido de desencadenante del trastorno. De este modo, la persona logrará la recuperación de la conducta alimentaria normal y podrá llevar una vida más plena y saludable. En ocasiones, puede ocurrir que los pacientes no reconozcan su enfermedad y se requiera la intervención familiar para lograr que se comience un tratamiento.


Es importante resaltar que este trastorno, cómo muchos otros, suelen requerir de tratamientos interdisciplinarios, trabajando en conjunto con médicos, nutricionistas, u otros profesionales, para garantizar una recuperación adecuada.


No dudes en consultar con nuestro equipo de psicólogos haciendo clic

👇👇👇



#Psicólogos #Saludmental #TCA #Psicoanálisis #Terapiamia #Psicología #TrastornosDeAlimentación


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo