top of page

Heridas de la infancia

Remontamos un poco a la infancia. Las vivencias positivas, tanto como las negativas tienen efectos en nuestra vida adulta. Te contamos un poco acerca de las heridas de la infancia.



¿Qué son las heridas emocionales de la infancia?


Estas heridas emocionales se producen en la infancia a raíz de alguna experiencia negativa o situación traumática.

Por lo general suelen ser situaciones que se han vivido como abandono, rechazo, humillación, traición o injusticia, generando dolor y una huella respecto a esta vivencia. El impacto y sus consecuencias aparecen a posteriori, en la vida adolescente/adulta cuando estas no han sido tramitadas, y cada vez que vivimos situaciones que nos provocan emociones similares a las provocadas por la herida, volvemos a ella.

Es importante resaltar que no todas las heridas emocionales surgen por traumas de la infancia, a veces una situación cotidiana o común, puede hacer que el niño haga una interpretación diferente que origine esta herida, y en su vida adolescente y adulta pueda reflejar con situaciones similares.



¿Por qué y cómo surgen las heridas emocionales de la infancia?


Las heridas de la infancia, también llamadas heridas del alma, son los patrones que repetimos de acuerdo a lo que hemos vivimos en nuestros primeros años de vida. Surgen a partir de ciertas dificultades o experiencias dolorosas, por las cuales desarrollamos ciertas conductas para “sobrevivir” o tolerar lo que vivimos en ese momento particular.

Sin embargo, solemos encontrar que muchas personas continúan repitiéndolas a lo largo de su vida, una y otra vez.




¿Qué hacer con las heridas emocionales de la infancia?



Aconsejamos acudir a un profesional de la salud mental, los psicólogos y psicólogas están preparados y cuentan con las herramientas para acompañar a quien lo necesita durante el proceso terapéutico y guiar en este camino.


Aconsejamos empezar con pasos pequeños, priorizando el autocuidado, identificando las heridas y luego buscar herramientas y posibilidades para revisar aquello que uno elige cambiar.


¿Cómo sanar las heridas de la infancia?


Sanar las heridas emocionales de la infancia requiere un profundo trabajo personal y buena predisposición. Actuamos día a día en base a los patrones que hemos construido con el pasar de los años, cambiarlos ó re-configurarlos puede llevar un tiempo. Sanar es un trabajo diario, y no se logra de la noche a la mañana.

No existe medicina mágica para sanar estas heridas, pero cuestionarlas y comprenderlas es el primer paso para transformar aquello que molesta y muchas veces toma el control de nuestras vidas. Lo más recomendable es buscar ayuda profesional que te ayude a identificar los patrones repetitivos, para así transformarlos.


Bibliografía


Bourbeau, L. (2015). La sanación de las 5 heridas. Francia: Sirio.


Marcos, C. (2022). Heridas de la infancia.


Iglesia, V. I. (2019, 31 enero). Cómo sanar al niño interior herido.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page