top of page

Estapas del duelo

Te contamos qué es el duelo, sus distintas fases, y de qué forma transitarlo.


¿Qué es el duelo?


Normalmente se asocia al duelo con la muerte. Pero no tiene por qué suponer necesariamente la muerte física de una persona: por ejemplo, cuando una relación de pareja termina, no hay ninguna defunción, pero sí el fin de una relación; alguien deja de ser algo para uno y este algo se pierde.


Freud define al duelo en Duelo y Melancolía cómo “la reacción frente a la pérdida de una persona amada, o de una abstracción que haga sus veces, como la patria, la libertad, un ideal, etc."


Las fases del duelo


La psiquiatra suiza Elisabeth Kübler-Ross identifica 5 fases durante el duelo. Cabe aclarar que pueden sentirse en mayor o menor grado, no tienen que darse siempre sucesivamente y cada proceso es único.


1. Negación: Es la primera etapa del duelo y es una respuesta normal ante una pérdida. El no poder creer lo que está sucediendo, donde se congelan las emociones. A medida que la negación va desapareciendo es cuando nos encontramos con la realidad de la pérdida.


2. Enojo: Puede provocar enojo la situación en sí, también enojo con uno mismo por sentir que podría haber hecho algo para evitarlo, o con los médicos, con el ser querido al sentir que no se cuidó lo suficiente. Es una sensación fea, pero necesaria para el proceso de duelo, y no hay que juzgarse por sentirlo.

3. Negociación: La negociación por lo general viene acompañada de la culpa, y la persona que pierde a alguien se cuestiona “qué hubiese pasado si” o “si tan solo”. De allí es que quiere revertir la situación. La negociación puede ser un alivio momentáneo, hasta tristemente comprender que es real que la otra persona falleció.


4. Depresión: Es aquí cuando después de la negociación la mente vuelve al presente. En realidad el nombre correcto sería “pena” o “tristeza”, debido a que el término depresión podría hacer referencia a la patología. Es una etapa completamente normal, sería inusual no experimentar dolor en un momento así. Es necesario aceptar la tristeza y atravesarla.


5. Aceptación: Esta es la última fase y consiste en aceptar la nueva realidad y comprender la muerte como algo inherente a la vida, para procesar lo sucedido tanto racional como emocionalmente.



¿Cuando el duelo se vuelve un problema?


El duelo se puede volver un problema cuando adquiere las características de duelo patológico. Esto vendría a ser cuando el trabajo de duelo no termina, se eterniza. El duelo patológico implicaría no poder amar a otra persona, no poder sustituirlo. En el duelo patológico el sujeto intenta armar otros vínculos de pareja y no puede, queda atrapado durante mucho tiempo en eso que perdió. En el duelo patológico el sujeto sabe perfectamente que el objeto está perdido, ya no tiene esperanzas de recuperarlo, no falla aquí el examen de realidad.


¿Cuándo debo pedir ayuda?


Debemos buscar ayuda cuando:

  • Cuando las reacciones emocionales son muy intensas y prolongadas en el tiempo.

  • Cuando las consecuencias emocionales y psicológicas no nos permiten seguir con un funcionamiento normal de nuestra vida cotidiana.

  • Cuando empezamos a consumir sustancias para aliviar el dolor y esto se convierte en un hábito.

  • Cuando los sentimientos de culpa y de ira son constantes.

  • Cuando se produce el aislamiento social.

  • Cuando se abandonan hábitos de cuidado personal.


¿En qué consiste la terapia de duelo?


El duelo es una reacción que supone un proceso para llevar a cabo una elaboración, lo cual no dependerá del paso del tiempo, sino del trabajo que se realice, es decir, el tiempo en sí mismo no supone haber hecho el duelo. En la clínica un duelo detenido o sin hacer aparece con la presencia continua de fenómenos y síntomas del orden de lo psicosomáticos, actings out, pasajes al acto, adicciones, anorexia, bulimia, que se repiten en un intento fallido de inscribir lo traumático de la pérdida. Algo de lo imposible de ser articulado vía significante se muestra en esos fenómenos.


El propósito de la terapia de duelo es ayudar a restablecer el equilibrio emocional de los pacientes a través del proceso de asesoramiento psicológico en el que se trabajan los sentimientos, pensamientos y recuerdos asociados con la pérdida


Es importante resaltar que no nos referimos a los duelos y pérdidas como situaciones que debemos “superar”, sino más bien transitarlas, y elaborarlas, ya que el duelo nos acompaña a lo largo de nuestra vida, el objetivo es lograr que sea de la mejor forma posible.


Bibliografía:


  • Dávalos, E. G. M., García, S., Gómez, A. T., Castillo, L., Suárez, S. S., & Silva, B. M. (2008). El proceso del duelo. Un mecanismo humano para el manejo de las pérdidas emocionales.

  • Freud, S. (1917). Duelo y melancolía. Obras completas, 14, 235-255.

  • Payás, A. (2004). ELISABETH KUBLER-ROSS. Psico oncología, 1(2-3), 287-288.

  • Vargas Solano, R. E. (2003). Duelo y pérdida. Medicina Legal de Costa Rica, 20(2), 47-52.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page